Articulos-cafe

El café en días pasados

En el mundo actual, estamos bastante acostumbrados a conseguir lo que queremos con un chasquido de los dedos. Vivimos en un mundo de gratificación instantánea y cuando se trata de querer una taza de café de ejemplo, sabemos que podemos poner nuestras manos en el café de los hermanos Jones con facilidad y comodidad, dejándonos con una impresionante y humeante taza de Joe lista para deslizarse, sorber y disfrutar.

De hecho, es difícil incluso imaginar la vida antes de todas estas comodidades. Quiero decir, ¿cómo se las arreglaba la gente en tiempos pasados? ¿Hasta dónde necesitaban llegar, sólo para tener una taza de café en la mano?

El café juega un papel muy importante en nuestras vidas hoy en día. Se desliza a cualquier hora del día y en cualquier tipo de situación social, pero sigue siendo un hábito relativamente nuevo con sólo 1.000 años de antigüedad, en comparación con por ejemplo el tabaco, que ha existido durante miles de años.

Los monjes sufíes fueron los primeros en popularizar el hábito de la cafeína alrededor del año 1000 d.C., pero pasaron otros seiscientos años más o menos antes de que el consumo de café realmente se pusiera en marcha en Occidente. Cuando lo hizo, mientras algunos europeos se quejaban del insomnio, la gran mayoría estaba completamente enamorada del zumbido de la cafeína. Les encantaba su capacidad para disuadir la somnolencia, mejorar la memoria, suprimir el apetito y mejorar el estado de ánimo.

En cuanto a la forma en que hacían su cerveza en ese entonces:

La procedencia de los granoes

Hasta que la primera plantación de café europea se estableció en Java alrededor del 1700 d.C., los granos de café de todo el mundo se cultivaban en Etiopía y Yemen.

Asar los granoes

Esto se hizo en una sartén o sartén sobre el fuego, ¡lo que suena más fácil de lo que es en realidad! Una vez que se encendió el fuego, había que revolver enérgicamente los granoes en la sartén hasta que se oiga que empiezan a “romperse”, como las palomitas de maíz. Tenías que mantener las judías en movimiento ya que era muy fácil asarlas de forma desigual. No es de extrañar entonces que la gente quisiera pasar esta tarea a los expertos… ya en 1700, los comerciantes tostadores comenzaron a comercializar sus propias “marcas”, que distribuyeron a las cafeterías populares de la ciudad.

Moliendo y hirviendo los granoes

Una vez que las judías se asaron, se molieron en un mortero, se colaron en un tamiz y luego se hirvieron durante unos 15 minutos. No existía el espresso del siglo XVII; ¡no estaría disponible hasta dentro de doscientos años! El producto final era un poco como el café turco grueso, sin filtrar. ¿En cuanto a la fuerza? Los historiadores estiman que la típica taza de café del siglo XVII se hacía usando una o dos onzas de café por tres o cuatro tazas de agua, que es aproximadamente la mitad de la fuerza que usamos hoy en día, así que es bastante seguro decir que estamos mucho más cafeinados en el siglo XXI.

Y finalmente, a la bebida!

El café se bebió en un plato pequeño y poco profundo. Ciertamente habría tenido un sabor más ahumado que las tazas actuales y la textura habría sido un poco fangosa.

Tengan en cuenta que el viaje del grano desde la plantación hasta el paladar a menudo llevaba meses y como el café tenía tanta demanda y era de tan alta calidad, difícil de conseguir, se sabía que los vendedores de café sin escrúpulos reutilizaban los granos o los mezclaban con tierra y ramitas para estirar el producto.

¿Te apetece intentar simular el arte histórico de hacer café en casa?

No. Nosotros tampoco.

¡Gracias a Dios por el Café de los Hermanos Jones!

¡Bebida feliz!

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto. Una cookie se refiere a un fichero que es enviado con la finalidad de solicitar permiso para almacenarse en su ordenador, al aceptar dicho fichero se crea y la cookie sirve entonces para tener información respecto al tráfico web, y también facilita las futuras visitas a una web recurrente. Otra función que tienen las cookies es que con ellas las web pueden reconocerte individualmente y por tanto brindarte el mejor servicio personalizado de su web. Nuestro sitio web emplea las cookies para poder identificar las páginas que son visitadas y su frecuencia. Esta información es empleada únicamente para análisis estadístico y después la información se elimina de forma permanente. Usted puede eliminar las cookies en cualquier momento desde su ordenador. Sin embargo las cookies ayudan a proporcionar un mejor servicio de los sitios web, estás no dan acceso a información de su ordenador ni de usted, a menos de que usted así lo quiera y la proporcione directamente, . Usted puede aceptar o negar el uso de cookies, sin embargo la mayoría de navegadores aceptan cookies automáticamente pues sirve para tener un mejor servicio web. También usted puede cambiar la configuración de su ordenador para declinar las cookies. Si se declinan es posible que no pueda utilizar algunos de nuestros servicios.

Cerrar