Articulos-cafe

La historia del café

¿Alguna vez te has preguntado cómo surgió el café? ¿Cómo empezaron los granos y la elaboración de la cerveza? Siéntese con una taza de su café favorito de los hermanos Jones y déjenos contarle una historia porque el olor y el sabor del café recién hecho es uno de los mayores placeres de la vida, que se disfruta aún más cuando se comprende el maravilloso viaje, la historia y la herencia del humilde grano de café.

Érase una vez…

Había un pastor llamado Kaldi, que un día, cuando salió con sus cabras, notó que todas se emocionaban mucho comiendo bayas rojas. “Esto debe ser bueno”, pensó que también las había probado y que también le había dado un poco de emoción. Entonces fue a ver a un sufi local (Maestro Espiritual Islámico) quien, un poco curioso, arrojó las bayas al fuego. Se deleitó con el olor aromático que provenía de ellas y allí marcó el nacimiento del concepto de café tostado!

El sufi tomó las bayas asadas y las mezcló con agua para crear una agradable bebida caliente. Rápidamente se dio cuenta de sus cualidades energizantes y compartió su hallazgo con sus compañeros sufíes, que bebieron la bebida de bayas asadas para ayudarles con sus oraciones previas al amanecer. Se corrió la voz y la popularidad creció y creció hasta que los comerciantes árabes, alrededor de los años entre 600 y 800 d.C., comenzaron a cultivarlas en su tierra, más específicamente en el puerto de al-Muka en Yemen, lo que llevó al nombre de las bayas, Arabica.

Y luego se extendió…

Desde allí, la popularidad se extendió a Siria y luego a Turquía, donde las bayas se asaron primero en un fuego abierto y se trituraron y bebieron de manera similar a lo que bebemos hoy en día. Fueron los turcos los que realmente marcaron el nacimiento de los cafés, tradicionalmente visitados por hombres, que se sentaban durante horas y hablaban. El café se hizo tan popular en Turquía que cada novia tenía derecho a su propia cafetera (barista) y los hogares más ricos tenían un barista designado sólo para preparar el café para los visitantes.

A medida que el Imperio Turco se extendía y la gente visitaba sus tierras, también lo hacía la fama del café y a principios del siglo XVII, cuando los venecianos lo descubrieron en su calidad de destacados comerciantes europeos, Italia comenzó a importarlo. El café fue vendido primero por vendedores callejeros y aunque los clérigos trataron de prohibirlo como bebida del diablo, la leyenda dice que tan pronto como el Papa tomó un sorbo, los intentos de prohibición fracasaron. ¡El Papa había dado al café su bendición!

El café se extendió luego a Francia y otros lugares de Europa, así como al Reino Unido y América. Hoy en día, es el segundo producto más comercializado en el mundo después del petróleo.

Toda la historia del café es, sin duda, bastante irregular y llena de mitos, y aunque es más probable que haya sido descubierto durante un período de tiempo por personas que probaban varias partes de la cereza, la leyenda contiene mucho más romanticismo e intriga.

Todo está en el nombre…

En cuanto a la procedencia del nombre, el término inglés “coffee” evolucionó a partir de la palabra árabe qahwah, que se tradujo al turco como “kahve” y luego como “café” en francés, “caffe” en italiano, “koffie” en holandés y “kaffee” en alemán.

El café crece en árboles que florecen y producen un fruto carnoso llamado drupa, comúnmente conocido como la baya cuando es verde y la cereza cuando madura a rojo. Lo que llamamos granos de café son en realidad semillas, producidas en el centro de la drupa. Después de la cosecha, la carne de la drupa se lava o seca y se extraen los granos. Hay dos granos en cada cereza.

Saluda a Arabica & Robusta…

Las dos especies principales de café son Coffea Arabica y Coffea Robusta. El Robusta contiene alrededor del doble de la cantidad de cafeína que se encuentra en el Arábica y, como su nombre indica, es más fácil de cuidar. El Arábica requiere mucho más cuidado durante el cultivo y es de una calidad muy superior. El Arábica es la especie más asociada con el café especial o gourmet y es lo que encontrará en cada producto de café de los hermanos Jones aquí.

El único lugar donde el café Arábica crece de forma autóctona es Etiopía. Etiopía es, de hecho, el único lugar en el que el café crece verdaderamente silvestre, por lo que todos los demás países que producen Arábica han transplantado las plantas directamente desde allí. En este post, puedes leer todo sobre estos países productores de café, un área conocida como el Cinturón de los granoes.

¡Ama lo que preparamos!

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto. Una cookie se refiere a un fichero que es enviado con la finalidad de solicitar permiso para almacenarse en su ordenador, al aceptar dicho fichero se crea y la cookie sirve entonces para tener información respecto al tráfico web, y también facilita las futuras visitas a una web recurrente. Otra función que tienen las cookies es que con ellas las web pueden reconocerte individualmente y por tanto brindarte el mejor servicio personalizado de su web. Nuestro sitio web emplea las cookies para poder identificar las páginas que son visitadas y su frecuencia. Esta información es empleada únicamente para análisis estadístico y después la información se elimina de forma permanente. Usted puede eliminar las cookies en cualquier momento desde su ordenador. Sin embargo las cookies ayudan a proporcionar un mejor servicio de los sitios web, estás no dan acceso a información de su ordenador ni de usted, a menos de que usted así lo quiera y la proporcione directamente, . Usted puede aceptar o negar el uso de cookies, sin embargo la mayoría de navegadores aceptan cookies automáticamente pues sirve para tener un mejor servicio web. También usted puede cambiar la configuración de su ordenador para declinar las cookies. Si se declinan es posible que no pueda utilizar algunos de nuestros servicios.

Cerrar