Artículos-chocolate

Historia del chocolate y el cacao

Información nutricional | Historia del chocolate y el cacao

Cacao y Chocolate

El término “Cacao”, una corrupción del “Cacao”, se utiliza casi universalmente en los países de habla inglesa para designar las semillas del pequeño árbol tropical conocido por los botánicos como THEOBROMA CACAO, del que se obtiene una gran variedad de preparados.

7 Recetas de chocolate y cacao

bajo el nombre de cacao y chocolate para comer y beber. El nombre “Chocolatl” es casi el mismo en la mayoría de las lenguas europeas, y se toma del nombre mexicano de la bebida, “Chocolate” o “Cacahuatl”. Los españoles encontraron que el chocolate era de uso común entre los mexicanos en el momento de la invasión bajo Cortés en 1519, y fue introducido en España inmediatamente después. Los mexicanos no sólo utilizaron el chocolate como un artículo de alimentación básica, sino que también utilizaron las semillas del árbol del cacao como medio de intercambio.

No se puede ofrecer mejor evidencia del gran avance que se ha producido en los últimos años en el conocimiento de la dietética que el notable aumento del consumo de cacao y chocolate en este país. La cantidad retenida para el consumo doméstico en 1860 era sólo de 1.181.054 libras, alrededor de 3-5 de una onza por cada habitante. La cantidad retenida para el consumo doméstico para el año que terminó el 31 de diciembre de 1908, fue de 93.956.721 libras – más de 16 onzas para cada habitante.

Aunque se produjo un marcado aumento del consumo de té y café durante el mismo período, la proporción de aumento fue muy inferior a la del cacao. Es evidente que el americano que viene va a ser menos bebedor de té y café y más de cacao y chocolate. Este es el resultado natural de un mejor conocimiento de las leyes de la salud, y del valor alimenticio de una bebida que nutre el cuerpo mientras que también estimula el cerebro.

El barón von Liebig, uno de los escritores más conocidos de la dietética, dice: “Es un alimento perfecto, tan sano como delicioso, un beneficioso restaurador de la potencia agotada; pero su calidad debe ser buena y debe ser cuidadosamente preparado. Es muy nutritivo y de fácil digestión, y está adaptado para reparar la fuerza perdida, preservar la salud y prolongar la vida. Está de acuerdo con los temperamentos secos y convalecientes; con las madres que amamantan a sus hijos; con aquellos cuyas ocupaciones les obligan a someterse a severas tensiones mentales; con los oradores públicos, y con todos aquellos que dan al trabajo una porción del tiempo necesario para dormir. Calma el estómago y el cerebro, y por esta razón, así como por otras, es el mejor amigo de los que se dedican a las actividades literarias”.

M. Brillat-Savarin, en su entretenida y valiosa obra, Physiologie du Gout, dice: “El chocolate llegó a las montañas [de España a Francia] con Ana de Austria, hija de Felipe III y reina de Luis XIII. Los monjes españoles también difundieron el conocimiento del mismo a través de los regalos que hicieron a sus hermanos en Francia. Es bien sabido que Linnus llamó al fruto del árbol del cacao theobroma, “alimento de los dioses”. La causa de esta enfática calificación ha sido buscada, y atribuida por algunos al hecho de que era extravagantemente aficionado al chocolate; por otros a su deseo de complacer a su confesor; y por otros a su galantería, ya que una reina lo introdujo por primera vez en Francia.

“Las damas españolas del Nuevo Mundo, se dice, llevaron su amor por el chocolate hasta tal punto que, no contentas con tomarlo varias veces al día, lo hacían llevar a veces tras ellas a la iglesia. Este favoritismo de los sentidos les llevaba a menudo a las censuras del obispo; pero el reverendo padre Escobar, cuya metafísica era tan sutil como su moralidad se acomodaba, declaró, formalmente, que un ayuno no se rompía por el chocolate preparado con agua; así dibujó, a favor de sus penitentes, el antiguo adagio, “Liquidum non frangit jejunium”.

Establece el valor en : Ajustes de visualización > Disposición > Elementos por fila

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto. Una cookie se refiere a un fichero que es enviado con la finalidad de solicitar permiso para almacenarse en su ordenador, al aceptar dicho fichero se crea y la cookie sirve entonces para tener información respecto al tráfico web, y también facilita las futuras visitas a una web recurrente. Otra función que tienen las cookies es que con ellas las web pueden reconocerte individualmente y por tanto brindarte el mejor servicio personalizado de su web. Nuestro sitio web emplea las cookies para poder identificar las páginas que son visitadas y su frecuencia. Esta información es empleada únicamente para análisis estadístico y después la información se elimina de forma permanente. Usted puede eliminar las cookies en cualquier momento desde su ordenador. Sin embargo las cookies ayudan a proporcionar un mejor servicio de los sitios web, estás no dan acceso a información de su ordenador ni de usted, a menos de que usted así lo quiera y la proporcione directamente, . Usted puede aceptar o negar el uso de cookies, sin embargo la mayoría de navegadores aceptan cookies automáticamente pues sirve para tener un mejor servicio web. También usted puede cambiar la configuración de su ordenador para declinar las cookies. Si se declinan es posible que no pueda utilizar algunos de nuestros servicios.

Cerrar