artículos té

Portugal y la obsesión británica con el té

Empecemos con un desafío: ¿qué te viene a la mente si te digo que pienses en algo que distinga a un inglés? Tal vez una imagen tradicional viene a muchos: una persona flemática con una taza de té en la mano. Porque ese es un estereotipo de los ingleses: viven para el té.

Y aunque es bien sabido que los occidentales deben agradecer a China por el cultivo original del árbol del té, es mucho menos conocido que fueron los portugueses quienes inspiraron su popularidad en Inglaterra, en particular una mujer portuguesa.

¿Por qué a los ingleses les gusta tanto el té?

Año 1662. Fue en ese año cuando Catalina de Braganza (hija del Rey Juan IV de Portugal) ganó la mano del Rey Carlos II de Inglaterra.

Había varios aspirantes, pero con la ayuda de una inmensa dote que incluía dinero, especias, tesoros y los lucrativos puertos de Tánger y Bombay, Catherine era la más apta para convertirse en Reina de Inglaterra, Escocia e Irlanda.

Se dice que cuando se mudó al norte para reunirse con su futuro esposo, empacó hojas sueltas de té como parte de sus pertenencias personales; aunque otros dicen que era parte de su dote.

La verdad es que el té ya era popular entre la aristocracia de Portugal debido a la línea comercial directa de ese país con China a través de su colonia en Macao, que se estableció alrededor de 1500.

Pero cuando Catalina llegó a Inglaterra, el té se consumió allí sólo como una medicina, a la que atribuyó propiedades para revitalizar el cuerpo y mantener el bazo libre de piedras.

Sin embargo, la joven reina estaba acostumbrada a beberlo como parte de su rutina diaria y continuó haciéndolo hasta que convirtió el té en una bebida social y no sólo en un tónico para la salud.

“Cuando Catalina se casó con Carlos, se convirtió en el centro de atención, todo, desde su ropa hasta sus muebles se convirtió en la fuente de la charla de la corte, y su amor por el té animó a otras damas de la corte a imitarla. De esta manera se extendió su consumo”, explica Sarah-Beth Watkins, autora de “Catalina de Braganza: la Reina de la Restauración de Carlos II”.

Razón de los costos

Y el problema con el té en el Reino Unido no era sólo que se consideraba un tónico para la salud. Markman Ellis, Profesor de Estudios del Siglo XVIII en el Queen Mary College de la Universidad de Londres, y coautor de “El Imperio del Té”: La hoja asiática que conquistó el mundo” dice que para entonces su precio era casi prohibitivo.

Había tres razones básicas para el costo:

Inglaterra no tenía comercio directo con China.
El té indio no se conocía todavía.
Las pequeñas cantidades que los holandeses importaron se vendieron a un costo muy alto.

De hecho, era tan caro que el precio, según Ellis, limitaba su consumo sólo a los sectores de élite más ricos de la sociedad. “El té se asociaba con la clase social de las mujeres de la corte real, de las cuales Catherine era el emblema más famoso”, dice Jane Pettigrew, autora de “La historia social del té”.

¿Pero qué hay de las modelos que crean celebridades? Bueno, la gente que no es famosa los imita. “Cuando la reina hace algo, todo el mundo quiere seguir su ejemplo, muy, muy gradualmente a finales del siglo XVII, la aristocracia comenzó a tomar pequeñas cantidades de té”, dice Pettrigrew.

Pero, como es de suponer, no fue la clase alta inglesa la que inventó el ritual de beber té.

“Hasta que llegamos con los holandeses, los ingleses no sabían nada del té, no teníamos cucharas ni tazas, así que hicimos lo que siempre pasa: copiamos todo el ritual de China, importamos pequeños cuencos de porcelana, platillos, platos, pequeñas teteras… “explica Pettigrew.

El país natal de Catalina también participó en la popularización de este aspecto de la experiencia del té.

“Portugal fue una de las rutas por las que la porcelana llegó a Europa, era muy cara y muy hermosa y una de las cosas que hacía atractivo el beber té era todo lo bello que iba con él, como tener el último iPhone”, dice Ellis.

Como era tan valorada, la porcelana era probablemente parte de la dote de Catalina, y ella, como dama de la aristocracia, seguramente acumuló magníficos adornos de este material para mostrarlos en sus sesiones de té una vez que vivió en Inglaterra.

“Lo empezó como un hábito aristocrático, era muy elegante, con mucha clase, por lo que la ceremonia se asoció inmediatamente con la buena vida (…) Es lo mismo que hoy en día: compras cosas caras para mostrar lo importante que eres” dice Pettigrew.

Y aunque el comienzo de la bebida del té fue un símbolo de riqueza y clase alta, finalmente, las clases bajas transformaron el té en una bebida popular, aunque aún hoy los turistas pueden sentir la pompa aristocrática en los servicios de tarde de los hoteles de lujo de Londres y también de Portugal.

Curar las aftas té verde
Remedios caseros para las llagas ¿Tienes una boca infectada y no sabes cómo curar las aftas? El té verde puede ...
Leer Más
Receta de té de burbujas
El té de burbujas se ha convertido en una de las bebidas favoritas de muchos asiáticos. En realidad no importa ...
Leer Más
Datos sorprendentes sobre el té
1. Una planta de té tarda de 4 a 12 años en producir semillas y unos tres años antes de ...
Leer Más

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto. Una cookie se refiere a un fichero que es enviado con la finalidad de solicitar permiso para almacenarse en su ordenador, al aceptar dicho fichero se crea y la cookie sirve entonces para tener información respecto al tráfico web, y también facilita las futuras visitas a una web recurrente. Otra función que tienen las cookies es que con ellas las web pueden reconocerte individualmente y por tanto brindarte el mejor servicio personalizado de su web. Nuestro sitio web emplea las cookies para poder identificar las páginas que son visitadas y su frecuencia. Esta información es empleada únicamente para análisis estadístico y después la información se elimina de forma permanente. Usted puede eliminar las cookies en cualquier momento desde su ordenador. Sin embargo las cookies ayudan a proporcionar un mejor servicio de los sitios web, estás no dan acceso a información de su ordenador ni de usted, a menos de que usted así lo quiera y la proporcione directamente, . Usted puede aceptar o negar el uso de cookies, sin embargo la mayoría de navegadores aceptan cookies automáticamente pues sirve para tener un mejor servicio web. También usted puede cambiar la configuración de su ordenador para declinar las cookies. Si se declinan es posible que no pueda utilizar algunos de nuestros servicios.

Cerrar